jueves, 15 de diciembre de 2016

De estragos y soledades


Y ayer me cayó la ficha. El martillo golpeó el yunque. El relámpago cayó dos veces sobre el mismo lugar. Ayer me pasó algo terrible. ¡OJO! Terrible para mi. No se me murió nadie. No se enfermó nadie. No le pasó nada a nadie. En realidad pasó algo ayer que nos afecta a un puñado muy pequeño de personas y por ende es irrelevante. Eso no es lo importante. Lo llamativo de todo esto es lo que pasó después. Recibí... Mejor dicho.... descubrí la mala noticia y, bueno... no tuve con quien compartirla. No hay nadie en mi circulo de contactos ya sean amigos, familiares o conocidos. Nadie a quien llorarle mi ínfima desgracia. Ni siquiera Twitter (actualmente estoy considerado como “actividad automatizada”) para que un grupo de desconocidos me leyera.

¿Que iba a hacer? ¿Hablar con mi familia? No saben (jajajajaj) no saben casi nada de mi. Pero bueno. Somos así. En fin. Tardaría muchísimo en explicar por que esto me afecta. ¿Mis amigos? ¿Cuales? Todos tienen ritmos de ciudad cosmopolita. No tienen tiempo para atender whatsapps de este tipo. ¿A extraños en twitter? Mi cuenta principal tuve que abandonarla... No sentí que fuera correcto volver a usarla. Mi nueva cuenta esta actualmente cerrada. Y... Ya está. Se me acabaron los lugares de expresión.
  
Entonces hice lo que todo ser humano en mi posición haría. Sobreviví a una rabieta de cinco minutos. Después me puse caprichoso. Posteriormente un pequeño ataque de pánico.... todo por eso de la soledad y la mar en coche. Y, finalmente, “Váyanse todos bien, pero bien a cagar”



Dicho sea de paso, cuando Twitter dice:

Introducir código de verificación.
Estamos llamando al  (NUMERO) con un código de verificación. Ingresa ese código abajo.

Boton: Enviar
No recibí el código.

O:

Confirma tu número de teléfono.
Por favor, confirma el número de teléfono asociado a tu cuenta de Twitter: (NUMERO)
Te llamaremos con un código de verificación. Pueden aplicarse tarifas por llamadas.

Twitter NO TE LLAMA. Es un gran: “CURTITE GIL! NADA! NO TE LLAMO NADA! SOY TWITTER! LERO LERO!”


No te digo que abandones todo, pongas la sirena y salgas corriendo a charlar horas sobre la inmortalidad del cangrejo ahumado, conmigo porque por ahi estaría bueno. Con un "Che.. que cagada" estoy más que conforme. El problema es que en estos casos mando un mensaje y (por suerte no es literal) me "clavan el visto" y andá a saber cuando me vuelven a hablar.

¡SI! Yo tampoco lo creía.