domingo, 31 de julio de 2016

Leyenda urbana: El Etancháh de San Hilario de Poitiers


Bueno. La cuestión es así más o menos. Voy a necesitar algo de tu ayuda. La idea es contar algo terrorífico y corto pero carezco tanto de renombre como de, bueno, la capacidad como para describir una buena escena de terror. Además, claro de las hojas y hojas de descripciones. Esto es más cortito. Acordate: poner cara de “¡OH! ¡EL HORROR!”. Ahí vamos.

Cuenta la historia que en el perdido pueblo de San Hilario de Poitiers, Provincia de Salta, bien lejos de la capital, no se reciben turistas. Los lugareños son ariscos, mal educados y hasta a veces violentos con quienes viajan por esos parajes... y con justa razón Nadie sabe a ciencia cierta porque no quedó escrito en ningún lado. Uno se entera por esas cosas de un amigo de un amigo, conocido o familiar. Un precioso lugar por cierto. Pude ver, al pasar, algunas fotos.

Tienen un motivo para que los extraños no se queden en su pueblo. El Etancháh. O el ladrón, si lo prefieren.

Era tarde. Habíamos bebido con mi primo y no recuerdo que película estábamos viendo. De pronto va y dice: “Mirá. Ese actor se parece al de Rápido y Furioso. Podría pasar por un etanchán”. Rió unos segundos hasta que su cerebro me descubrió mirándolo con curiosidad, obviamente esperando una mejor explicación.  Guardó silencio y trató de hacerse el dormido.

Al día siguiente, sin dar rodeos lo arrinconé de tal forma que tuvo que explicarme. Verán. Adoro las criaturas mitológicas y está realmente no la conocía.

Lamentablemente me ha tocado ver gente muy asustada. Mi primo lo estaba. No puedo citar exactamente sus palabras así que voy a escribirlas como las recuerdo solo agregando que, por mas fantásticas que suenen, pude ver que él las tomaba como ciertas. Me dijo algo como:

“Imaginate que tenés una novia ¿no? Y se van de viaje a San Hilario, ahí en Salta. Y ponele que encontrás donde dormir ahí sin que te saque a patadas la gente que vive en el pueblo. Te estaría haciendo un favor, pero ponele que te podes quedar. Bueno. En algún momento de la noche salis, no se, a fumarte un pucho, y ¡ZAZ! te atrapan los etanchán. No te matan en seguida. En vez de eso, estos bichos tienen la particularidad de hacerse parecidos. Muy parecidos. En este caso a vos. De esto estoy seguro. El resto son conjeturas. Se dice que, bueno, en este caso vos quedarías atrapado y la criatura viviría tu vida con tu novia. Ella tal vez note que cambiaste, tal vez no. Algunos dicen que son muy buenos embaucadores. Y tal vez, el resto de tu vida, estés condenado a saber que tu novia, la mujer que amás, está saliendo o viviendo con una de estas criaturas. Nadie se anima  a pensar que pasa después. Pero cada tanto se descubren huesos humanos en alguna cueva perdida. Así saben, en el pueblo, que falta uno.”

Luego de un ratito agregó:

“No sé como pero en el pueblo los mantienen a raya. Se conocen mucho y ya tienen un código. Pero cada tanto uno escapa y jamás vuelve.”

Bueno. Listo. Gracias por su tiempo y por solidarizarse con la causa-cuento.

Para los más paranoicos les puedo decir solamente que el pueblo de San Hilario de Poitiers no existe. Le cambie el nombre por las dudas.

Dos mundos y su correcta separación


Arranco con una reflexión
- Gordo! ¿Que hacés reflexionan… ah.. Es porque eso de las flexiones que no te sale.
Mi subconsciente me conoce. Decía:

Todo plan, por más simple que sea, resulta en un imposible si empieza con la siguiente formula: "Si todos en el mundo nos pusiéramos de acuerdo..."

Finalmente, luego de tanto tiempo pude descubrir cómo es "la cosa". Si, "la cosa", eso de "El universo, la vida y todo lo demás". Permítanme contarles.

El humano vive en dos mundos. Vos por ahí ya te diste cuenta. En mi caso tardé bastante en descubrirlo por eso de que muchas cosas me cuestan más que el promedio y, bueno, soy lento.

Por un lado tenemos el mundo imaginario. Un lugar al que algunos vamos a descansar, pasear y vivir aventuras para desconectarnos un poco de la realidad. Una sala infinita de incontables juegos. Algo absolutamente lúdico que no se interconecta con la realidad de ninguna forma. Ahora bien. ¿Qué pasaría si tomáramos esa sala como el lugar donde todas nuestras ideas encajan, porque lo hacen (por recursividad) y lo conectásemos con la realidad?

Esta es mi hipótesis: Rápidamente descubriríamos (y creo que algunos lo hacen) que el mundo imaginario que tenemos es mucho mejor y más lindo que el real donde tenemos que tolerar, y en muchos casos, aceptar cuando hay ideas, conceptos o criterios que no encajan con esos que creamos dentro de nuestras cabeza.

¿Logro explicarme?

Para mi hay gente que vive en el mundo ideal que creó en su mente pero a su vez actúa en el mundo real intentando ajustar el segundo al primero, sin importar costos.

Lamentablemente, a esta gente, jamás le explicaron que ambos mundos no se conectan.

Les propongo este ejercicio para quienes comprenden la diferencia entre los dos lugares y su separación: Busquen en el diario, el noticiero o cualquier página de internet alguna noticia que les haga pensar: “¡Ah! Pero este es un pelotudo” o “¿Cómo va a hacer eso?” y hasta alguna con: “Esto es horrible” y apliquen la idea aquí expresada. Tal vez (no siempre) un sinsentido cobre algún tipo de forma.



Nota al pie: Justamente quienes juegan videojuegos si bien creo que figuran en esta descripción, son una minoría. El texto está pensado para buscarle, mayormente, alguna explicación a las estupideces que hacen los extremistas. Todos los extremistas.

viernes, 29 de julio de 2016

El Gigante de Tres Metros (+/-1mts)



Cuenta la historia que un día, por la mañana, pero no muy temprano, el gigante de tres metros se levantó. Algunos teorizan sobre el hecho de si estaba o no despierto de antes. Cosas que nunca sabremos.

Con sus grandes pies el gigante de tres metros arrancó el día

- ¡SERVIME COMIDA! – le dijo el conejito rezongón

- ¡Ya voy, gordo!

- ¿GORDO? ¿¡GORDO!? Te voy a reventar después de desayunar.

Todo el que conozca la maldad escondida detrás de la mítica especie de “conejitos rezongones” sabe que el gigante de tres metros no tuvo otra opción mas que la de huir cual alma que persigue el diablo, o el perro de la DGI.

El tiempo pasó y el gigante de tres metros se subió al monstruoso caracol gigante de acero que lo transportaría a su oficina gigante para hacer su trabajo de gigante.

El caracol se tomó un eón, tal vez dos, en llegar a destino mientras el gigante de tres metros se entretenía viendo a los Semi Elfos / Semi hormigas /Semi Humanos haciendo un camino especial para los nuevos “Caracoles Express”, iguales a los caracoles pero con un sello amarillo.

El resto del día contó con pequeñas aventuras. Como aquella en la que salió, solo, al duro e implacable exterior para, sin ayuda alguna, cazar dos sándwiches salvajes. Uno de ellos, con lechuga.

Y… eso fue mi día.


¡AH! ¡EL GIGANTE DE TRES METROS SOY YO! Lo releí y me pareció demasiado sutil.


En una breve nota al pie el gigante de tres metros se encontró gritando "ZAFARRANCHO DE COMBATE". Cuando sus vecinos acudieron al llamado, él solo les mostró el diminuto agujero por el que había escapado el conejo rezongon.

Como un gran organismo, el gigante de tres metros y todos sus vecinos huyeron del lugar buscando refugios acordes, como dentros de silos nucleares o escondites subterráneos antimisiles.

domingo, 24 de julio de 2016

Esa cosa de los sentimientos


Bueno, si. Ya sé. Todos tenemos esos globitos llenos de químicos que dependiendo de cómo vayan explotando se mezclan para dar como resultado nuestros estados de ánimo. También sé que hay otro montón de explicaciones mucho más adecuadas. Pero si tiene globos, para mi está bien.

La cuestión es esta: el sistema que aplico para la gente es el que he leído tienen los perros. O sea, si no estás en su rango de visión o en algún punto donde te puedan encontrar caminando (digamos: fuera de la casa), para ellos es indiferente que estés a cien metros o a diez mil kilómetros. En otras palabras: el espacio entre uno y otro no es un factor. Eso de “siento la distancia”  nunca lo entendí del todo.

Tengo que agregar que los celos tampoco son un problema. Corrijo: a veces si bajo la frase: “¡Vos nunca me celás!”. Otra frase que nunca entendí del todo. Más que nada porque demostrar cariño a través de la propia inseguridad me parece contradictorio. Por suerte hará una buena década que no la escucho. 

Pero hete aquí el problema. A mayor distancia más difícil es ir a buscar a una persona en caso de Apocalipsis Zombie. Para esta nochecita van a haber poco más de mil setecientos cincuenta kilómetros de rutas argentinas. No. No se puede calcular una velocidad de 100km/h. Si bien, para la fase 1 (escapar de todo centro urbano, obviamente) es conveniente, la otra parte, la del viaje se complica. Son entre dos y tres días de viaje en auto. Recuerden: antes de salir de una ciudad para internarse en el más solitario bosque o montaña (este último es mejor por el tema del agua de deshielo) hay que aprovisionarse y conseguir transporte.


En fin. Eso me tiene preocupado. 

sábado, 23 de julio de 2016

Tributo a "La Ventanita": La patearía


Musica: 
La ventanita - Daniel Agostini.

Nombre actual: 
La patearía - Yo.


Desde que no arrancaste
el algoritmo de iniciación se me bloqueó

Desde que no arrancaste
muchos pitidos tu mother me tiró

Desde que no arrancaste
porno tengo que ver en el televisor

Desde que no arrancaste
mis dedos gordos pelean con el celular

[coro medio enojado ya]

Tengo la memo en la mano
le pasé una gomita
La puse bien fuerte
y no arranca ni mierda

Le borré la bios
me tiro una'pantalla'
entré al setup
se booteó la muy yegua

(2 veces)
Es tan bonito verte con Güidou
con el chrome andando lentito
y la wifi que se conecta
cuando se le canta a telecentro

[Musica] [¿¿??]

[Se repite lo anterior porque, bueno, tampoco es Bohemian Rhapsody]

domingo, 3 de julio de 2016

"Nuevo pasatiempo: crítico de cine" y "Tabla de categorización"


Y resulta que me di cuenta que últimamente vengo viendo bastante cine por lo que e dije: "Bueno, bueno... por que no escribimos sobre esto?". Como muchos, cuando hablo solo, lo hago en plural. Debe ser el efecto Gollum o algún termino complicado y medio ambiguo de esos de la psicología.

Decía... A partir de hoy voy a hacer una breve reseña de las películas que vea. De algunas, no todas. Seguramente agregaré alguna imagen de Google y le daré un puntaje. Y de eso va este texto.

Por lo que vi en mi extenso estudio de quince minutos, nadie publica cual es su criterio para calificar y medio que uno tiene que deducir que significa un "4.6 whiskys", "3 pulgares para arriba"(¿CÓMO QUE TRES? ¿A quien le arrancaste el tercero?), "11 piringundines dorados de 18 papas fritas de platino".

En fin. Acá la "Tabla de caracterización" en puntaje / explicación:

Positivos


Tiene explosiones +2

Me encontré sonriendo sin querer +1

Por cada chiste bueno que digan+1

Es de ciencia ficción+2

Esta lo suficientemente buena como para soportar la fauna del cine.+2

Por intentar fallidamente que el espectador cree un lazo sentimental con un personaje antes de matarlo.+1

Gana el malo+2

Genera ese amor/odio por el malo (Ej: El Joker de Batman Dark Knight)+1


Neutros


por chistes malos, gastados/extremadamente conocidos0

Tiene partes que no se entienden. (Ej: Transformers)0

Hay partes de la historia están atadas con alambre (depende de como)-1/+1


Negativos


Es para llorar-2

Muere familiar o allegado del protagonista en los primeros 15 minutos-5

Las armas están mal (balas infinitas, por ejemplo)-1

Por cada escena muy (pero MUY) parecida que haya visto antes.-1

Si leí algo muy (pero MUY parecido). No leo mucho, esta la escribí para decir que algo leo.-2

Violan a alguien-700

Por cada perro/gato/animal que muera.-5

"Gracias papi por hacerme yankie" Pew pew pew.. Bang "...'murica". O mucha bandera yankie.-1




Cada tanto iré actualizando esta tabla hasta llegar, satisfactoriamente, a algo que se pueda tomar como norma (y de ahí... ¡CONQUISTAR EL MUNDO!) la cual provisoriamente la denomino: "Categorización piringundiniana de cuzquitos y cine"