martes, 29 de marzo de 2016

Algunas noches


--> by: Rampage


No todas, por supuesto.

Algunas noches tengo la impresión de que algo se esconde en la esquina mas oscura de mi habitación. Es una sensación terrible, pero a la vez fascinante. Pierdo la noción del tiempo y seguramente pase algo entre media y una hora viendo fijamente ese rincón. En esos momentos estoy seguro de que algo, tal vez un humano pequeño, va a salir corriendo en una fracción de segundo. Otras es tanto el nivel de ansiedad que alcanzo, que lo único que deseo es que ataque. Mas de una vez le he murmurado un desafío, mas nunca dije las palabras adecuadas para obligarlo a moverse.

Otras noches no estoy tan seguro de que hay alguien mas en mi habitación. Su presencia no es tan fuerte.

Algún día voy a juntar valor suficiente como para sacar una foto a ese rincón por la noche. Me preocupa que es lo que pueda llegar a ver. ¿Y si está vacío?

lunes, 7 de marzo de 2016

Primer encuentro fortuito en años.

--> by: Rampage


Recién me lo crucé.

Hacía tanto que no veía a uno de los míos que me tomó por sorpresa y a juzgar por su rostro a él también. Fue una fracción de segundo. Supe que él era uno de nosotros… los pocos.

Casi automáticamente los dos reaccionamos. Él se agachó para simular que se ataba los cordones. Por un momento me sentí tentando a preguntarle qué tipo de cuchillo llevaba en el tobillo. El mío es una versátil navaja mariposa. Ocupa poco espacio y, aunque lleva uno o dos segundos abrirla, lo que pierde en velocidad lo gana en longitud de la hoja. Tal vez portara algo parecido. Yo puse mi mochila sobre mi costado. No era gran defensa pero era mejor que nada.

Los demás. Aquellos que, a su vez, poblaban la vereda, parecían distraídos con sus efímeros problemas mayormente inventados. Pudo haberse ido de control demasiado rápido. No se que hubiese pasado. Si sé que pasó la última vez y, llegado a este punto, supongo que él debía tener su cuota de historias.

Pasé las últimas dos horas dando vueltas, entrando y saliendo de lugares en el afán de perderlo, pero todo ocurrió demasiado cerca de mi casa.  Tal vez reniegue de nuestras costumbres y me olvide. No creo.


Creo que tengo que esperarlo.